contaminacion-madrid-1024x540

La contaminación de las grandes ciudades es uno de los principales problemas que afectan a la salud de sus ciudadanos y por lo tento uno de los mayores quebraderos de cabeza para sus dirigentes.

Hay estudios que indican que respirar un aire que contenga cinco microgramos de gases contaminantes (óxido de nitrógeno, dióxido de azufre  o dióxido de carbono) equivale a fumar entre uno y dos cigarrillos al día.

Los niveles máximos de una ciudad como Madrid (que no se encuentra entre las 10 más contaminadas del mundo) suelen estar entre los 10 y los 15 microgramos por metro cúbico, lo que equivale a más de tres cigarrillos al día. Como es lógico, ningún Ayuntamiento puede estar contento con que sus ciudadanos sufran estos niveles sin intentar hacer algo para evitarlo. Más aún si pensamos en personas con la salud más frágil, ancianos o niños. Como dato preocupante tenemos que sólo en España fallecen más de 30.000 personas de forma prematura como consecuencia de la contaminación. Es por eso que con mayor o menos acierto, se toman medidas tanto par fomentar el uso del transporte público como para la proliferación de vehículos con menos emisiones contaminantes.

La contaminación en Madrid

El problema de la contaminación en nuestra capital se acentúa en los meses de invierno y especialmente cuando tenemos días sin lluvia. A la emisión de los vehículos que circulan prácticamente cada día, en invierno se unen las emisiones de las calefacciones. Lo único que tenemos para limpiar la contaminación de nuestro aire es el efecto de la lluvia y del viento pero cuando estos no vienen, sólo podemos contribuir a lamedora de nuestro aire de una forma: reduciendo las emisiones. Para ello es recomendable utilizar el transporte público o los vehículos eléctricos.